CONCEPTRADIO.COM sitio en mantenimiento

Icono

Primera radioblog argentina. Pioneros en webradio

LA LLORONA

La noticia parecía ser una más de las cientas que aparecen todos los días en nuestro país: un accidente de auto cerca de Pehuajó con un muerto y dos heridos de gravedad. Pero luego se agregó un dato central: una de las personas en cuestión era la modelo Mariana de Melo.

Joven, bella, de tez mate y pelo negro, sus rasgos latinos la distinguían de otras chicas. Algo ingenua, tranquila y de voz pausada, Mariana nunca fue una modelo más. En el ambiente artístico se hizo conocida por su participación primero en “No hay dos sin tres” y luego, a partir de su incursión en “Patinando por un sueño”, la fama le llegó a sus 27 años.

Mariana comenzó su vida laboral como mucama en su Posadas natal y el accidente llegó cuando tenía en sus manos su primer protagónico en el teatro.
Pero quizás lo que la diferenció del resto de la mayoría de las jóvenes de su generación es que Mariana, lejos del glamour de otras, comenzó su carrera laboral como mucama en su Posadas natal.

Tiempo más tarde viajó a probar suerte a Buenos Aires. Una vez instalada siguió trabajando como empleada doméstica sin embargo su vida cambió radicalmente cuando un productor la conoció mientras se encontraba en una peluquería. Le preguntó si era modelo o actriz y ante la negativa de la joven, le insistió para representarla y llevarla a la tele ya que “tenía buena figura”.

De esta manera comenzó con pequeñas apariciones (“bolos”) y logró conocer al cantante de cumbia Antonio Ríos, de quien fue primero bailarina y luego novia.

Para 2004 le llegó su primer papel fijo en tv: “No hay dos sin tres”, el programa cómico de Canal 9 que encabezaron Fredy Villareal, Pablo Granados y “Pachu” Peña. Allí, entre otros roles, tenía un personaje que era, tal como su pasado lo indicaba, una mucamita muy sexy llamada “Olga”. Además, mostraba su infartante cuerpo, siempre con una dosis de ingenuidad.

Pero es no fue todo en la mediática vida de Mariana. A partir de su aparición en la televisión, comenzó a realizar producciones hot para las revistas dedicadas a los hombres y era invitada a los boliches para desfilar.

Una botinera de alma

Después de casarse con el ex jugador Juan fernández, Mariana de Melo tuvo una relación por chat con Ronaldinho y últimamente se la vinculaba a un empresario cordobés.
Ese mismo año, Mariana se enamoró del ex jugador de Estudiantes de la Plata, Juan Fernández. A tal punto que se casaron y hasta lo acompañó cuando éste fue vendido al Borussia Dortmund, un club de Alemania. Allí, a los tres meses quedó embarazada pero perdió su hijo y volvió a Buenos Aires, deprimida, tras una supuesta infidelidad del futbolista, después de dos años de matrimonio.

Estuvo alejada de los medios durante algún tiempo, pero luego regresó. Y además de comenzar a trabajar en teatro y mostrar (de nuevo) sus curvas en las revistas y en la televisión, comenzó una “relación” con otro futbolista, esta vez extranjero: Ronaldinho.

Aunque nadie los vio juntos en vivo y en directo, según ella misma le contó a meses atrás, se habrían conocido por intermedio de la hermana de Mariana, que vive en Barcelona. “Ella lo conoció en un boliche, le dijo que tenía una hermana modelo, se fijó por internet y le pidió mi MSN”, reveló.

Así, habrían empezado a chatear, y el jugador brasileño le habría pedido que pase el fin del año pasado en su país natal junto a él. ” Parecemos novios porque nos peleamos siempre, el quiere que viaje y yo por trabajo no puedo”, aseguró.

“Me dice que soy una tolonga, es tarada, porque no cree que no quiero conocerlo”, agregó, a modo de confesión.

Su salto a la fama se produjo de la mano de Marcelo Tinelli, cuando participó en “Patinando por un sueño”.

“Patinando”, el canto y la fama

A pesar de estos pergaminos en el mundo “artístico” (y algunas obras de teatro menores), Mariana de Melo tuvo su pico de popularidad a partir de su llegada a las huestes de Marcelo Tinelli y “Patinando por un sueño”.

Allí, la modelo se destacaba por su simpatía aunque patinaba mal y porque lloraraba en cada gala con las críticas del jurado y de sus compañeras. A tal punto que la apodaron “Patito Feo”.

Pero Mariana supo aprovechar su momento y, a partir de su desenfado (o desfachatez), lanzó un tema llamado “La llorona” (presentado con los 30 puntos de Showmatch). Y, si bien fue eliminada del certamen, sobrevivió a varias sentencias y su figura se hizo conocida entre los televidentes.

De esta manera, una vez fuera del certamen de patinaje, sacó un segundo tema y se dedicó al “canto” (a fin de lanzar un disco) y subió su cachet ostensiblemente en desfiles, presentaciones y trabajos como “actriz” y “vedette”.

“La llorona”, su exitoso tema, le abrió la puerta al mundo del canto.

En el amor, después de mucho tiempo sola (aunque se la vinculó con varios personajes del espectáculo, entre ellos el inefable joven galancito Elias Viñoles), actualmente habría estado de novia con un empresario cordobés.

Lo cierto es que, sin dudas, Mariana de Melo se encontraba en el mejor momento de su carrera cuando ocurrió el accidente. Estaba a punto de encabezar, por primera vez, la obra “Asesiname dulcemente” en Carlos Paz y se la veía feliz con la repercusión de sus canciones.

Archivado en: Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: